GRUPO SPÍNOLA II, MÁLAGA

sábado, 13 de abril de 2013

He aquí la Esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra.


¡Hola de nuevo! 

El pasado viernes, con motivo de la Semana de la Esclava, nos reunimos con los demás grupos y vivimos una muy emotiva oración en la capilla de Liborio. La lectura de la Anunciación del Ángel y algunos testimonios más nos sirvieron para plantearnos a qué nos está llamando el Señor.

ser Esclava es tener ojos, oídos y corazón abiertos, aunque me cueste escuchar ciertas palabras, ciertos gritos, ver muchas cosas que me hieren y me hacen preguntarme muchas cosas” – Carlota. Un Sí en la Misión.

Entre las respuestas que compartimos: prestar nuestro servicio a los demás, aunque no siempre nos resulte sencillo, dejarnos hacer por el Señor, dar gracias por haber podido escuchar su llamada, orar con el corazón, buscar a Jesús en cada persona en el día a día… Contestaciones aparentemente diversas, pero todas con algo en común: la confianza plena en Dios Padre, tener presente que, a pesar de que nuestra fe pueda tambalearse a lo largo de nuestra vida, Él siempre creerá en ti, y ofrecerá su mano para guiarnos a través de las tinieblas.

Verdaderamente es hermosísimo abandonarse de un modo absoluto en las manos de Dios, pues goza de una alegría y paz completa aún en los casos de mayor contrariedadCelia Méndez, un Sí de confianza total.

Y finalmente, decidimos plasmar todo aquello en el siguiente mural, junto con los nombres de aquellas personas que nos enseñaron a escuchar esa llamada.


Ahora es tu turno, atrévete a preguntarle:

Señor, ¿a qué me llamas? ¿Qué Sí he de pronunciar en tu vida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario