GRUPO SPÍNOLA II, MÁLAGA

domingo, 9 de diciembre de 2012

Gran Recogida Málaga (31-11 y 1-12)

Los pasados viernes y sábado nos unimos, junto a muchos otros malagueños de toda la provincia, a la Gran Recogida que Bancosol organizaba con el fin de recaudar alimentos para las familias necesitadas. Datos como "1 de cada 10 familias en Málaga no poseen recursos" y como "el número de usuarios del banco de alimentos se ha duplicado desde el año 2008" resultaron suficientes para movilizar a unos 1.500 voluntarios, así como para que el resultado final fuese de más de 225 toneladas recolectadas en todos los supermercados participantes.

En esta línea, la campaña transcurrió tal que en el Eroski de "El Cónsul" la primera jornada concluía con más de caja y media llena de alimentos, cifras que al finalizar el segundo día ascendían a las 2 cajas grandes y 10 pequeñas.

Pero además de estos datos tan esperanzadores tenemos miles de momentos y emociones que no olvidaremos fácilmente, y que merecen la pena de ser compartidos:


"La Gran Recogida de alimentos de Málaga, para mí ha significado la gran iniciativa para hacer el mundo un lugar un poquito mejor. Ha sido increíble la participación de los clientes de los supermercados malagueños y muy gratificante para nosotros ver cómo personas se acercaban exclusivamente a realizar una compra para quiénes más lo necesitan, incluso personas que no tienen para comer, que han solicitado ser usuarios del banco de alimentos ¡han participado! Sólo puedo dar las gracias a todas las personas que han participado y desearles toda la fuerza y ánimos a quienes están pasando un mal momento, pues si seguimos así quedará en eso, un momento.Mireya


"Esta era la primera vez que participaba en un voluntariado. Durante mucho tiempo quise participar en una actividad así, pero jamás habría imaginado que solo cuatro horas junto a la puerta de aquel supermercado podrían llenarme tanto. Cuando pienso en ello, detrás de esas cajas de comida veo todavía a aquellas personas que quisieron poner su granito de arena y que apuestan por un futuro mejor para las familias de Málaga que ahora padecen. Unos decían haber venido expresamente a comprar, otros comentaban que ya habían comprado en otro supermercado anteriormente, y a pesar de ello aportaban un kilo más. Incluso había quienes parecían poco convencidos y sin embargo acababan trayendo su paquete de comida. Pero sin duda, mi mejor recuerdo es el ver cómo personas que estaban apuntadas para recibir un poco de comida del banco de alimentos, y que incluso habían necesitado un préstamo para ir a hacer la compra, se acercaban a depositar su kilo en la caja. En definitiva, son momentos como aquel los que muestran la existencia de la bondad humana, y los que se convierten en motivos por los que  seguir luchando." Blanca


Sin duda, la jornada perfecta no solo para ponernos al servicio de los demás, sino también una oportunidad para tomar conciencia y mirar desde una nueva perspectiva



¡Mil gracias a todos! (Y una mención especial a Cristina y Mireya por ayudar ;)

¡NOS VEMOS PRONTO!


VIGILIA DE LA INMACULADA

El pasado viernes 7 de diciembre, tuvimos la oportunidad de asistir muchos de la familia Spínola a la vigilia de la Inmaculada organizada por la diócesis en el Santuario de la Victoria.
Al llegar, nos encontramos con muchos grupos de fe como nosotros que también iban para celebrar esta festividad.
La vigilia fue presidida por nuestro obispo, Jesús Catalá.  Tuvimos una oración, centrándonos en la figura de María. Se nos invitaba orar a través del lema “Sí, respuesta de fe” (En mi vida encuentro sentido). Eso nos hacía profundizar en nuestra fe y decir Sí al Señor igual que lo hizo María.
Como gesto para representar esto, cada uno de nosotros que se sentía llamado a decir Sí como María se dirigía al altar donde encendíamos unas velas que nos habían entregado al entrar al santuario. En el altar las velas quedaron colocadas formando la palabra "SÍ".
Al terminar la vigilia, invitaron allí a un aperitivo donde nos encontramos con gente de la diócesis malagueña con la que ya hemos vivido otras experiencias.
Finalmente, muchos de nosotros nos fuimos a celebrar este día al Pimpi, donde pasamos un rato muy agradable y una vez más, nos sentimos una familia.